Accidente en el túnel de lavado

 

Le pasó a una socia de CECUMadrid, y le podría pasar a usted.

¿Qué ocurrió?

El pasado día 16 de diciembre de 2017, nuestra socia se detuvo, camino de Asturias, en una estación de servicio para repostar. Aprovechando que en la estación existe un túnel de lavado de vehículos automático, decide limpiar el coche. Tras pagar, sitúa el coche en el túnel de lavado y acude a la “señalética”, o conjunto de dibujos e instrucciones visuales que se suelen situar en este tipo de máquinas, aunque observa que la información que aparece no contiene texto explicativo alguno, y los dibujos que la acompañan son muy pequeños.

Nada más comenzar la operación nuestros socios se dan cuenta de que, aparentemente y sin ningún tipo e protección u obstáculo, la máquina va empujando al vehículo hacia una rampa de gran desnivel (en torno al 20% – 30 % ) donde desemboca el túnel de lavado.

Aunque intentaron de todas las formas posibles sujetar el vehículo (de frente, con el evidente peligro que esto conllevaba; introduciéndose en su interior,… ) todo resultó inútil y éste acabó chocando con el muro de piedra del jardín del restaurante enfrente de la estación, al otro lado de la carretera, ocasionándole importante daños tanto al muro ( que posteriormente tuvo que ser reparado) como a la zona frontal izquierda del vehículo.

A la vista de las circunstancias, el día 3 de marzo se envía carta certificada a la estación solicitando la reparación del daño causado, sin recibir contestación alguna. Igualmente se solicita dos presupuestos de reparación, ascendiendo el primero de ellos a la cantidad de 1.258,90 € y el segundo a 882,17 €.

¿Qué hicimos?

Dado que no hay manera de arreglar la situación de forma amistosa, nuestra socia acude a nosotros que decidimos acudir a los Juzgados de Primera Instancia y solicitar juicio verbal. El 7 de marzo el Juzgado admitió la demanda presentada en nombre de nuestra socia. En la demanda se solicita el pago de la reparación del coche que asciende a 882,17 €.

Resultado final

El siete de junio del presente año el Juzgado de Primera Instancia falla a favor de nuestra socia y da la razón a nuestra asociación. Asimismo el tribunal condena a la empresa a pagar los arreglos del coche. La sentencia argumenta que, según la ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, “los prestadores de servicios (en esta caso la empresa) serán responsables de los daños y perjuicios ocasionados a los consumidores y usuarios, salvo que prueben que han cumplido las exigencias y requisitos reglamentarios” -cosa que no sucede en este caso-. Igualmente consagra el derecho de todo consumidor y usuario a ser indemnizado por los daños y perjuicios demostrados.

Conclusión

En resumidas cuentas, reclamar da resultados y si se hace a través de una asociación como CECUMadrid mucho más.

 

ImprimirEmail