Mi DVD está dañado pero sigue en garantía ¿qué puedo hacer?

Nuestro asociado compró un reproductor/lector en el mes de octubre de 2007 en la FNAC. Le costó 1.299 euros porque en esa fecha era el único del mercado que podía leer dos formatos Blu-Ray y HD-DVD.

En noviembre del año pasado dejó de leer algunas de las películas en Blu-Ray, concretamente las de la marca Fox y algunas de Universal.

Desde CECUMadrid  contactamos con el servicio de atención al cliente y recogieron el aparato para repararlo. Cuando se lo entregaron ya podía ver películas de Fox, seguía sin poder ver algunas de Universal y lo que era peor, no funcionaba el HD-DVD apareciendo un mensaje de “error en disco”. Puesto que la situación se había agravado y el lector no realizaba las funciones principales para las que se fabrica, solicitamos a la FNAC que lo sustituyese por otro o que le devolviese el importe que le había costado a nuestro asociado (previa entrega del lector).

Tras diversas conversaciones y escritos, la FNAC aceptó devolver los 1.299 euros a nuestro asociado.

La Ley que regula la garantía de los bienes establece que su plazo de duración es de dos años. Ahora bien, si un DVD, un coche, un aparato de aire acondicionado… se estropea durante los seis primeros meses, la Ley presume que la avería ya existía cuando lo compró, es decir, que se debe a un defecto de fábrica y el consumidor puede exigir al comprador la reparación o la sustitución del producto. Si no es posible ninguna de estas dos posibilidades, puede optar entre una rebaja del precio o la devolución del dinero a cambio de entregar el DVD.

Si el DVD, etc. se estropea a partir del séptimo mes, es el consumidor quien tiene que probar que la avería se produjo como consecuencia de un defecto de fabricación y no como consecuencia de un mal uso. Hay que tener en cuenta que probar esta circunstancia implica serias dificultades para el consumidor, que en muchos casos se ve en la necesidad de conseguir el informe de un técnico que lo acredite, con los costes que ello implica. 

En este caso concreto, el lector falló transcurrido más de un año del tiempo de garantía, no obstante, como la voluntad de resolver la reclamación de la FNAC fue total aceptaron reintegrarle el precio que había pagado por el aparato.

ImprimirEmail