Ahorra con una conducción eficiente

Además de incrementar notablemente la seguridad vial, conducir de forma eficiente se traduce en un descenso del gasto en combustible, un menor desgaste de los neumáticos y un ahorro ejemplar en averías costosas de los vehículos. Te proponemos algunas claves para comenzar el año con buen pie.

alt

 

Si lo que deseamos es ahorrar, desde luego todo lo que tiene que ver con el mantenimiento de los vehículos es esencial, puesto que las reparaciones suponen un pico presupuestario muy a tener en cuenta. La Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción estima que la factura media de una puesta a punto ronda los 200 euros mientras que una reparación asciende a cifras de entre 300 y 400. Sin embargo la actual crisis económica ha llevado a muchos usuarios a ahorrar al máximo en el mantenimiento de sus coches persiguiendo un supuesto ahorro que a la larga se traduce en un mayor número de averías.

 

Cambiar los filtros o el aceite, protege el motor de reparaciones mucho más costosas al igual que respetar los periodos de cambio de las correas de distribución. Si la presión de los neumáticos está por debajo de la recomendada por el fabricante, podemos estar incrementando nuestro consumo de carburante en un 6%, ya que el coche ofrece una mayor resistencia y el motor necesita más potencia para moverlo.

 

Conduciendo de forma eficiente, podemos llegar a ahorrar hasta un 15% de combustible: una relación de marchas adecuada evita que la caja de cambios sufra mientras que usar el motor como freno, minimiza el desgaste del sistema de frenado. El Insituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) ha puesto en marcha cursos gratuitos para enseñar a conducir ahorrando y ofrece un Manual de Conducción Eficiente en su web.

ImprimirEmail