El hogar responsable

Preciclar: los mejores desperdicios son aquellos que no llegan a producirse

 

Los residuos son uno de los mayores problemas sociales y medioambientales de las sociedades más desarrolladas. La principal causa es el consumo excesivo de productos que generan no sólo una gran cantidad de desperdicios sino también multitud de residuos tóxicos o de difícil recuperación. Cuando hablamos de preciclar, hacemos referencia al proceso anterior a la generación de dichos residuos: se trata de evitar la acumulación de desechos desde el momento de la compra.

 

 

 

Los consumidores tenemos la enorme capacidad de poder elegir, lo que condiciona totalmente la oferta de productos. Tenemos la posibilidad y también la responsabilidad de preciclar, lo que podemos conseguir poniendo en práctica algunos sencillos consejos:

 

            -BOLSAS DE LA COMPRA: podemos prescindir de bolsas de plástico acudiendo a la compra con un cesto o con el carrito. Además, podemos contar con una caja desmontable en el maletero del coche que, además de facilitar el transporte de la compra, apenas ocupa espacio cuando está vacía.

 

            -PRODUCTOS FRESCOS Y A GRANEL: es preferible consumir productos frescos a envasados, como por ejemplo un zumo de naranjas recién exprimido en lugar de un zumo embotellado. Además de conservar todas las propiedades y vitaminas de la fruta no generarás residuos plásticos, sólo orgánicos. Del mismo modo comprar a granel permite controlar la cantidad que se va a consumir y reduce los envases de más.

 

            -SOBREENVASADO: los envoltorios son un residuo directo que se tira al llegar a casa. Por ejemplo, 50 cl de colonia pueden generar hasta 200 gramos de basura: celofán, cartonaje, papel de relleno, envase... Evitar productos de usar y tirar y elegir aquellos cuya presentación sea más “desnuda” pueden ser medidas de gran ayuda para frenar el consumo excesivo e innecesario de envases y plásticos.

 

            -MARCAS BLANCAS: una marca blanca, también llamada marca del distribuidor o marca genérica, es la marca perteneciente a una cadena de distribución (generalmente un hiper o supermercado, pero también de gran distribución especializada) con la que se venden productos de distintos fabricantes. Normalmente ofrecen una gran relación calidad/precio que se debe a que no tienen costes de publicidad, lo que redunda en un envasado más eficiente y sencillo y menos llamativo.

            -ENVASES FAMILIARES: cuando el consumo lo justifica, es preferible comprar productos en envases familiares. Por ejemplo, es preferible comprar una garrafa de cinco litros de agua mineral que cuatro botellas de litro y medio, que inevitablemente van a generar una mayor cantidad de plásticos. Lo mismo ocurre con el aceite, la leche, el café, el cacao y todos aquellos productos de consumo diario.

 

            -MATERIALES: recuerda que ciertos materiales son más fáciles de reciclar que otros.

 

            -EDUCACIÓN: como siempre, el mejor consejo es que difundas estos trucos entre tus familiares y amigos, especialmente, informando a los niños. A menudo tanto ellos como nosotros nos sentimos atraídos por los llamativos envases de los productos que nos ofrecen pero podemos hacernos y hacerles conscientes de nuestra responsabilidad en cuanto a la conservación de la naturaleza y la importancia de la sostenibilidad para nuestro futuro.

 

ImprimirEmail